Cómo abordar la presencia de Cándida Auris para disminuir las infecciones que causa

En Vadel nos preocupa la seguridad y limpieza de los espacios médicos, sanitarios y colectividades. Los casos recientes de infecciones masivas por el hongo Candida auris en Norteamérica han vuelto a poner sobre la mesa la peligrosidad de un hongo con gran resistencia y la importancia de desinfectar adecuadamente los espacios propicios para adquirir la infección.

¿Qué es Candida auris?
Candida auris es un hongo patógeno emergente muy agresivo que crece como levadura, capaz de afectar a diferentes órganos y ocasionar infecciones y enfermedades serias.

Se suele contraer en clínicas y hospitales, aquejando predominantemente a pacientes con un sistema inmunológico deprimido, que han sido intervenidos quirúrgicamente, reciben tratamientos farmacológicos varios (en particular si estos incluyen antibióticos de amplio espectro y/o altas dosis de corticoides), están hospitalizados en Unidades de Cuidados Intensivos, reciben tratamiento o nutrición por vía intravenosa, y/o que padecen otras enfermedades metabólicas o inmunológicas graves.

Halo Disinfection System destruye la levadura C. auris y así evita su propagación y el aumento de su resistencia. En Vadel solo trabajamos con las marcas de mejor calidad, HaloMist™ es un producto creado para lograr la desinfección activa exigible en entornos de riesgo e impedir la propagación de enfermedades por contagios en estos ambientes, capaz también de acabar con el hongo Candida auris. Su aplicación con HaloFogger™ permite la desinfección total de espacios. Juntos conforman el Halo Disinfection System.

¿Qué lo hace tan peligroso?
Las infecciones causadas por C. auris suponen un riesgo real y elevado para la vida. Se reportan tasas de mortalidad desde un 30% y hasta un 70%. Si bien parte de esta mortalidad podría deberse a las condiciones preexistentes de los pacientes afectados, no es menos cierto que adicional a ello:

Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos reportan que más del 90%
de las infecciones causadas por Candida auris son resistentes al menos a un fármaco
antimicótico, y que el 30% es resistente a dos o más de estos fármacos.

  • Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos reportan que más del 90% de las infecciones causadas por Candida auris son resistentes al menos a un fármaco antimicótico, y que el 30% es resistente a dos o más de estos fármacos.
  • Se han reportado casos de infecciones por Candida auris en pacientes que ya recibían tratamiento con fármacos antifúngicos.
  • C. auris se mantiene viable a 42 °C, lo cual, unido al hecho de que muchos de los desinfectantes que se utilizan comúnmente en los ambientes hospitalarios no resultan efectivos contra él, le permiten persistir durante períodos prolongados en las habitaciones, mobiliario, pantallas, teclados, etc., donde ha sido aislado frecuentemente.
  • Una vez que C. auris se hace presente, es difícil erradicarlo al extremo que ha sido reportado el hecho de requerirse equipo de limpieza especial, o incluso cambiar azulejos para garantizar su completa eliminación.

Esta levadura es especialmente peligrosa cuando se da una candidiasis invasiva. En ese caso llega al torrente sanguíneo, al sistema nervioso central y a los órganos internos además de a los músculos y
los ojos.
El hongo C. auris es muy resistente a medicamentos y a desinfectantes clásicos, por lo que una
vez el individuo o el espacio están infectado, el peligro de contagio (incluso tras una limpieza
aparentemente exigente) es muy grande.
En los últimos meses se han registrado centenares de casos de individuos colonizados por Candida
auris en EEUU. Existe un alto porcentaje de casos en que la infección por C. auris ocasiona la
muerte. Solo hay que tomar en consideración los datos ofrecidos recientemente por los Centros para
el Control y la Prevención de Enfermedades para constatar este hecho.
Entre el 30% y el 60% de las personas con infecciones por C. auris han muerto a causa de este
hongo y los daños ocasionados por él en el organismo. Queda bastante claro los motivos por la
insistencia en que es preciso el uso de un producto específico de desinfección para entornos
hospitalarios y capaz de destruir totalmente todo tipo de microorganismos y acabar así con él. De
hecho, la forma más habitual de infección del hongo Candida auris en humanos tiene lugar en
entorno hospitalarios y en individuos debilitados inmunológicamente.
Es por ello que las tareas de desinfección deben ser especialmente rigurosas en estos espacios. No es
válido cualquier producto. Según los conceptos emitidos por CDC se debe tratar con desinfectantes
registrados en la EPA capaces de eliminar la endospora del Clostridium difficile. HaloMist™ está
dentro de esta lista. Aplicado con HaloFogger™ es capaz de acabar con él de forma efectiva,
rompiendo la membrana celular.
Actúa uniéndose a las enzimas de modo que logra desnaturalizar e inhabilitar el hongo, impidiéndoles
el acceso a su fuente de energía y, de este modo, causando su muerte rápidamente y paralizando su
replicación.
La capacidad desinfectante de HaloMist™ se incrementa cuando se aplica con el HaloFogger™
.
Juntos conforman el Halo Disinfection System.
¿De qué manera se ve esta capacidad potenciada? Porque en lugar de ser un líquido el producto se
aplica en forma de niebla seca, y en esta condición actúa de manera mucho más eficaz llegando a
todos los rincones y recovecos a los que no podría llegar de otro modo.
Cómo conseguir espacios seguros limitando la capacidad de Candida auris para producir
infecciones.
Lo qué está ocurriendo con el hongo C. auris en EEUU actualmente no es algo aislado. Esto puede
suceder en cualquier otro lugar del mundo si se incurre en los mismos errores. De hecho, ya se han
reportado infecciones por C. auris en 30 países, entre ellos Colombia.
Aunque según el Instituto Nacional de Salud (INS) y el Ministerio de Salud no se ha encendido una
alerta, no hay tiempo que perder y se deben tomar todas las medidas para evitar por todos los medios
posibles la aparición de brotes en los espacios susceptibles de infectarse por este hongo.
En esta época globalizada en la que en horas se puede dar la vuelta al mundo la propagación de esta
levadura debe atajarse de raíz. Y para ello es importante actuar en primer lugar en todas las zonas de
riesgo para pacientes.
Así, se deben desinfectar, con un método eficiente y certificado* como el Halo Disinfection System,
todos los ambientes y superficies expuestos.
Según directivas del Center for Disease Control and Prevention, en el combate contra Candida auris se deben utilizar métodos de Desinfección cuya efectividad haya sido demostrada contra Clostridium difficile. Por favor consultar las directrices del CDC y los EPA’s Registered Antimicrobial Products Effective contra Clostridium difficile.
Son ejemplos de estos ambientes las habitaciones, salas de cirugía, consultorios y salas de
procedimientos, los equipos móviles y de diagnóstico hasta carritos de enfermería, glucómetros,
sondas de temperatura y todos los elementos susceptibles de albergar este hongo, así como de
colonizar desde ahí a nuevos individuos.
Es primordial evitar que esto se convierta en un problema de salud pública que traspase
fronteras y que la levadura se haga cada vez más resistente.
¿Dónde se descubrió el hongo C. auris?
Aunque la primera cepa conocida de esta levadura data del 1996 en Corea del Sur, el primer caso
descrito de adquisición del hongo C. auris en humanos se registró en el Hospital metropolitano
de Tokio en 2009, 10 años después en EEUU se han registrado, desde su primera detección en el país
en 2015, cerca de 2.500 pacientes infectados con este hongo.
¿Cómo se transmite?
Si bien no se conoce bien el mecanismo de transmisión, se sospecha que se propaga por contacto, ya
bien sea entre personas, por objetos contaminados o desde el ambiente. Por ello se recomienda entre
otras tantas medidas, que los pacientes afectados por C. auris estén en habitaciones individuales con
medidas de aislamiento, que el personal de atención utilice elementos de protección personal
apropiados, y que, de ser posible, sea exclusivo para estos pacientes.
Abordar esta infección fúngica antes de que se extienda aún más descontroladamente es una
obligación que no puede esperar más.
Desde Vadel le proporcionamos el producto desinfectante activo que le permite la destrucción
de este hongo para evitar su proliferación y la colonización de nuevos individuos por su parte: Halo
Disinfection System.
Es responsabilidad de todos tomar las medidas adecuadas para evitar la propagación del mismo.
¿Quiere saber más sobre nuestro Sistema de Desinfección Halo?
Puede encontrar más información en nuestra página web.

Comparte

Contenido en preparación...

Disculpe las molestias.

Lo más reciente

9 pasos para reducir los índices de infección hospitalaria

Los hospitales son lugares peligrosos por varias razones. Primero, los únicos pacientes hospitalizados son aquellos que están muy enfermos, los que necesitan una cirugía que no se puede realizar en un centro de salud o aquellos que sufren heridas graves. En todos los casos, estos pacientes corren un serio riesgo de contraer infecciones, las denominadas infecciones hospitalarias, porque su inmunidad está comprometida o porque poseen heridas abiertas. La única manera de protegerse uno o al paciente de verse infectado es saber cómo prevenir y reducir los índices de infecciones hospitalarias.

Cómo seleccionar los mejores guantes para el manejo de alimentos

La experiencia muestra que el abordaje clásico de seleccionar guantes de protección por medio de categorías de riesgo – protección mecánica, química y líquida – no funciona en la industria de alimentos. En vez de eso, es la propia protección necesaria – resistencia al corte, resistencia térmica, resistencia a la perforación y abrasión y resistencia a líquidos – lo que determina mejor el guante más adecuado.